El asesinato de dios

El 27 de mayo de 1964 Di Stéfano jugó su último partido con el Real Madrid. Fue la final de la IX edición de la Copa de Europa, en la que el Inter se impuso al Real Madrid por 3-1 en el Prater de Viena.

“Y tener la suerte en contra, además de tener al Inter actual en contra también, era mucha empresa con las facultades gastadas del gran jefe Alfredo Di Stéfano, quien por primera vez en su vida de oro y de laureles no ha podido luchar con éxito contra tan arrogante ‘población civil’ del Inter”.

“Al no aparecer el mando de Di Stéfano por primera vez en una final de Copa, casi era lógico que el Madrid la perdiera. Y la perdió”.

ABC, 28/5/1964

El presidente Santiago Bernabéu declaró tras el partido: “Esta final ha sido el triunfo de la juventud y de las facultades físicas. No se puede vivir siempre de los lauros conquistados”. Tras aterrizar en Barajas, el presidente dijo: “En nuestras filas hay necesidad del relevo de algunas de las que fueron grandes figuras”.

“Di Stéfano y Gento son los dos únicos jugadores de Europa que han participado en las nueve Copas. Y en el caso de Di Stéfano, participar ha sido tanto como garantizar el máximo empleo. Nada se le puede decir, ahora, porque una acción conjunta de un sistema defensivo eclipse su natural y permanente reinado en los campos”.

“Cuando Herrera estaba en el Barcelona, llegó a decir que si le hubieran encomendado la misión de entrenar al Madrid, en aquel momento habría quitado a Di Stéfano del equipo blanco. De esto hace ya más de cuatro años. Y de entonces a acá ha jugado Di Stéfano partidos magistrales”.

ABC, 29/5/1964

El 19 de agosto de 1964, Alfredo Di Stéfano fichó por el Real Club Deportivo Español.

En los 51 años anteriores a la llegada de Di Stéfano, el Real Madrid ganó 2 Ligas y 9 Copas nacionales. En las 11 temporadas de Di Stéfano en el Real Madrid, el club conquistó 5 Copas de Europa, 8 Ligas, 1 Copa Intercontinental y 1 Copa nacional.

Anuncios

Un comentario en “El asesinato de dios

  1. Muy bueno, McNulty. Maldita moda mitómana cocinada por analfabetos deportivos. Hemos convertido a trabajadores futbolísticos que se ganan la vida por su rendimiento en falsos ídolos intocables que deben conservar sus puestos por propaganda y borreguismo. Mal vamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s